Miércoles 19 de Enero de 2022

BUENOS AIRES

13 de enero de 2022

Mercado inmobiliario parado: crece el stock de departamentos usados que no encuentran comprador

Hay más de 200.000 unidades en venta en CABA y sólo se comercializan 2.800 por mes. Inquietud en un sector que no encuentra la recuperación

A pocos días de iniciarse un nuevo calendario inquieta en el Real Estate argentino que en CABA siga aumentando el stock de departamentos usados en venta. La cifra superó los 200.000 en distintos portales especializados, algo que nunca ocurrió en la historia de este segmento que reclama por la urgente recuperación.

Así lo confirmó a Infobae Fabián Achával, CEO de Fabián Achával Propiedades, a través de Radar Inmobiliario, quien argumentó que hay dos motivos que hacen crecer el listado de unidades en oferta: “El principal fundamento de la acumulación de stocks es que el bajo volumen de operaciones (cerró con 2.800 en diciembre) no logra compensar la oferta natural de inmuebles que se suma cada mes al mercado. Este bajo nivel de escrituras se debe a que buena parte de los propietarios le cuesta convalidar la baja de los valores de publicación en un contexto de ausencia de precios de referencia y donde la demanda no convalida dichas expectativas. El segundo motivo es que los propietarios no están retirando sus inmuebles de la venta como si ocurrió en otros momentos históricos”.

“El principal fundamento de la acumulación de stocks es que el bajo volumen de operaciones no logra compensar la oferta natural de inmuebles que se suma cada mes al mercado” (De Achával)

Ni cuando fue la crisis de 2001 ocurrió algo semejante, aún en noviembre de ese año se vendieron más de 4.100 inmuebles según lo relevado por el Colegio de Escribanos porteños.

“Estamos pasando por un momento interesante, porque tenemos un escenario con la mayor oferta de inmuebles disponibles y la demanda puede hacer propuestas que el propietario esté dispuesto a analizar. Será un año en que las personas que buscan propiedades van a tener el poder de negociación y una vez que la oferta se vaya agotando van a empezar a fortalecerse los vendedores”, dijo a Infobae Mario Gómez, director de Le Bleu Negocios Inmobiliarios.

La pandemia también hizo que la gente valore las prestaciones asociadas a tener un inmueble “vivible”, dónde pueden contar con más espacio, estar más cómodos y poder así transcurrir la “nueva normalidad” en un mejor ambiente. Por otro lado, el home office vino para quedarse y la gente también busca que su vivienda le resuelva ese tema.

“Será un año en que las personas que buscan propiedades van a tener el poder de negociación y una vez que la oferta se vaya agotando van a empezar a fortalecerse los vendedores” (Gómez)

Gómez amplió: “Seguiremos trabajando en línea desde nuestras casas cada vez más adaptadas y complementaremos con reuniones en diferentes lugares que serán ocasiones para sociabilizar y conectar. Es significativo como todos hemos invertido en nuestros hogares, especialmente dotándolo de dispositivos que mejoren nuestra conectividad. En el futuro las casas se volverán más tecnológicas y adaptadas al trabajo diario. Muchas empresas se dedicarán a solucionar las necesidades de sus empleados de trabajar desde su hogar”.

Hacia donde va el mercado

El mercado, según expertos, se encuentra operando en niveles mínimos y en el corto y mediano plazo va a continuar en ese sendero.

Una vez despejada la incertidumbre del posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y del contenido del mismo, “podemos esperar cierto repunte en la cantidad de operaciones pero lejos de los promedios históricos. El contexto general va a seguir condicionado por la escasez de divisas. Y esto va a continuar impactando en la brecha cambiaria dado que las necesidades de divisas del país para hacer frente al programa financiero van a imposibilitar unificar el tipo de cambio”, detalló De Achával.

Por datos del reciente creado Registro de Operaciones Inmobiliarias (ROI) que confeccionan varias empresas del sector (surgió ante la necesidad de generar estadísticas confiables en un contexto de ausencia de precios de referencia en el segmento), advirtieron que los precios de cierre ya se están estabilizando.

De Achával, aclaró que mantienen esta perspectiva en caso de no producirse una nueva devaluación del tipo de cambio “y siempre que no se produzca un cisne negro como un no acuerdo con el FMI. Por otro lado es importante no confundir los precios de cierre con los valores de publicación. Estos últimos tienen aun un largo recorrido a la baja dado que aproximadamente dos terceras partes de la oferta aun no se encuentra a precios de mercado”.

Desde el sector informan que los agentes económicos en el actual contexto se están moviendo selectivamente según la bondad de cada proyecto. No todo se vende, no todo se alquila, no se convalida cualquier precio y aquellos que sepan identificar adecuadamente las nuevas oportunidades de negocios tienen mayores posibilidades de consolidarse en un entorno cada vez más competitivo.

“Tengo mucha confianza en los actores del mercado inmobiliario que, a pesar de la coyuntura, eligieron quedarse porque tiene una visión positiva respecto a lo que nos depara el porvenir. En definitiva, tenemos poco que esperar de las políticas públicas que, lamentablemente, han optado por ignorar el efecto multiplicador que el mercado inmobiliario tiene sobre la economía en su conjunto vía creación de empleo, generación de riqueza y contribución a resolver el déficit habitacional. Sí, en cambio, tenemos mucho que esperar de los emprendedores que día a día crean y recrean la industria, quienes con su trabajo contribuyen a consolidar esta actividad y que administran los riesgos para generar proyectos acordes al momento de mercado, canalizando el ahorro y la inversión a favor de una expresión genuina de la economía real como es el sector inmobiliario”, precisó Gómez.

Desde el sector coinciden que para que baje el stock también sería ideal que regrese el crédito hipotecario a buen volumen para brindar el puente que muchos argentinos necesitan para comprar la vivienda propia.

En el Congreso nacional debe tratarse la creación de la Agencia Hipotecaria que posibilitaría instrumentar créditos en post de comprar unidades usadas. Todo está por verse, serían a 30 años y se ajustarían por aumentos paritarios.

 



COMPARTIR:

Comentarios