Miércoles 19 de Enero de 2022

PAÍS

21 de diciembre de 2021

Mercado de pases ejecutivos: un rompecabezas para armar

La cuarentena, la crisis, la doble indemnización y un cambio de paradigma laboral se confabularon para hacer que ese formato de contrato que existía, estallara en mil pedazos

La crisis económica, el desempleo y la doble indemnización, congelaron el mercado de pases de altos ejecutivos durante un largo tiempo en 2020 y parte de 2021. Muchos ejecutivos optaron o, no encontraron otra alternativa, que esperar y ver cómo se presentaba el nuevo escenario, al que algunos llamaron: ¿nueva realidad? Sea nueva o la misma que creemos conocer, la realidad es siempre cambiante y distinta para cada persona. Para suerte de algunos, el mercado de pases ya despertó hace unos meses: Para otros, aún sigue anestesiado o dormido.

¿Que sucedió desde que se instaló la doble indemnización hasta el día de hoy en las empresas respecto a sus más altos ejecutivos? Con una caída en su actividad productiva y comercial, aparecieron iniciativas para reducir o unir distintos equipos. También se lanzaron planes de retiro voluntario y se iniciaron acuerdos de desvinculación ágiles con aquellos ejecutivos que buscaban liberarse de sus obligaciones contractuales. Quienes protagonizaron estas negociaciones, reconocen que hubo un muy bajo nivel de conflictividad en los procesos de desvinculación laboral. Ambas partes, se encontraban demasiado vulnerables como para tensionar y alargar una relación en la que era mejor terminar sin demoras y encarar el próximo capítulo.

Muchos ejecutivos optaron o, no encontraron otra alternativa, que esperar y ver cómo se presentaba el nuevo escenario
En cambio, las empresas que salieron fortalecidas con la cuarentena: IT, fintechs, retail digital, e-commerce, banca tradicional, laboratorios, agro, logística o el sector metalmecánico, aprovecharon y salieron al mercado a buscar ejecutivos muy bien posicionados en industrias que venían en picada, incluso antes de la cuarentena. Aún hoy, superada la crisis de la cuarentena estricta, pero afectado por el año electoral, existe un margen para obtener acuerdos interesantes con ejecutivos de mucha experiencia. Es que el potencial de crecimiento que muestran algunas empresas, invita siempre a una reflexión para quienes están dispuestos a aceptar un desafío de transformar su carrera.

¿Dónde están hoy aquellos ejecutivos que dejaron las empresas en medio de la cuarentena estricta?

IT, fintechs, retail digital, Ecommerce, banca tradicional, laboratorios, Agro, logística o el sector metalmecánico, aprovecharon y salieron al mercado a buscar ejecutivos muy bien posicionados
Quienes dejaron su posición por plan de retiro o de manera voluntaria, porque ya no querían pertenecer a la estructura corporativa, siguieron diversos caminos. En el mercado de pases se destacan 3 grandes grupos etarios protagonizando cambios significativos. Empezaría por destacar que los altos ejecutivos, de mayor edad, aprovecharon la cuarentena para tomarse unos meses de respiro de su intensa actividad, disfrutar un poco de la familia y usar su tiempo para capacitarse online con algún curso. Muchos atendieron a la par, proyectos propios o familiares postergados y, mientras tanto, consiguieron cerrar algunos contratos temporarios que les reportaron ingresos. La cuarentena fue para este grupo, un espacio muy útil para repensar el camino recorrido y los siguientes (¿últimos?) 10 años de carrera. Un porcentaje alto de este segmento de ejecutivos, con enorme experiencia, logró reconvertirse en asesor o consultor. Quienes más suerte tuvieron en este nuevo rol confiesan que vender servicios a sus antiguos empleadores les inspiró confianza y una muy buena estabilidad en el comienzo de su etapa de “trabajadores independientes”. Mientras, una minoría perteneciente a este grupo, ya empezó a buscar oportunidades para reinsertarse en las corporaciones.

No siempre las jugadas que se observan en el mercado de pases siguen un orden lineal, ni suman más ingresos o demuestran un progreso en la expectativa de escalar en posiciones
El segundo grupo, compuesto por ejecutivos entre 37 y un poco más de 50 años, que ya ocupaban posiciones estratégicas en empresas tradicionales encontró, durante la cuarentena estricta, tentaciones de todo tipo para sumarse a la estructura de empresas cuyo mercado explotó por efecto del encierro. Se deben sumar a este grupo los nuevos unicornios con oficinas en Argentina, que crecen y contratan con dinero aportado por inversores. La propuesta de dejar una empresa tradicional y sumarse a una con potencial de crecimiento inmediato, con presupuesto disponible para ampliar sus operaciones y con un futuro de expansión regional funcionó como un buen anzuelo para reclutar.

El contexto desafiante y de profunda crisis, sin una luz al final del túnel, mantuvo muy flexibles las pretensiones de estos ejecutivos que en medio de su carrera percibían riesgos si se quedaban inmóviles ante tantos cambios.

En medio de la pandemia hubo una buena cantidad de ejecutivos clave que abandonaron el mundo corporativo por un contrato de trabajo remoto y dolarizado
Ahora bien, hubo un tercer grupo destacado, sin un rango específico de edad. Tal vez el más difícil de describir porque es totalmente nuevo para los argentinos. En medio de la pandemia hubo una buena cantidad de ejecutivos clave que abandonaron el mundo corporativo por un contrato de trabajo remoto y dolarizado, una verdadera “zanahoria” que modificó totalmente las reglas de contratación conocidas hasta ese momento. Ejecutivos bien consolidados que sintieron los efectos de una muy fuerte pérdida de valor de sus salarios, encontraron que abandonar sus posiciones de trabajo para hacer una tarea como independientes les podía rendir mucho más. Estos fueron los responsables de destruir todo plan de retención de talento existente. ¿Perdurará sólo un tiempo este comportamiento de los ejecutivos o es un fenómeno que llegó para quedarse? Imposible de responder en este momento, porque más rápido o más lento, aún no cesa el drenaje.

La pandemia reveló nuevos comportamientos que guían la toma de decisiones de los ejecutivos. Y no siempre las jugadas que se observan en el mercado de pases siguen un orden lineal, ni suman más ingresos o demuestran un progreso en la expectativa de escalar en posiciones. En el contexto actual, negociar un pase de un alto ejecutivo requiere manejar muy bien las distintas variables que contemplan los líderes. No todo pasa por obtener el “sueldo ideal”. La oferta de liderar un equipo y un proyecto con gran potencial de crecimiento, la propuesta de ocupar un nuevo rol que reescriba por completo una trayectoria profesional o la invitación de una marca fuerte a expandir los negocios en la región son vistas como oportunidades a considerar. Contratar a un alto ejecutivo hoy en Argentina implica la misma tarea que demanda armar un rompecabezas... porque los acuerdos sellados tiempo atrás de compensaciones, bonos, premios, beneficios, ya no se mantienen unidos por una lógica que resista los cambios. La cuarentena, la crisis, la doble indemnización y un cambio de paradigma laboral se confabularon para hacer que ese formato de contrato que existía, estallara en mil pedazos.

 



COMPARTIR:

Comentarios