Viernes 28 de Enero de 2022

CENTRO

9 de diciembre de 2021

Desde Mar del Plata hasta Gesell. Cuánto cuesta alquilar una casa en un barrio cerrado de la costa

El crecimiento de los barrios cerrados cerca del mar es una tendencia que llegó para quedarse impulsada por la necesidad de las familias de sentirse seguras

La preferencia por los barrios cerrados creció en la pandemia y, con la apertura del turismo, la tendencia se trasladó a la Costa Atlántica. A los conceptos de tranquilidad, privacidad y seguridad se le suma el de “comunidad”: es decir, compartir un mismo lugar con los vínculos de origen.

Por eso, las urbanizaciones privadas como Costa Esmeralda se vuelven lugares en los que los veraneantes están dispuestos a pagar un poco más inclusive que el valor real de mercado de las propiedades.

“Hay un concepto de vacaciones donde la gente busca seguridad. El caso de Costa Esmeralda por ejemplo tiene dos fortalezas: hay una comunidad de gente relacionada entre sí que empezó a construir y generó una red donde fue atrayendo a otros. Hoy hay cientos de familias que comparten barrios o colegios y construyen ahí o pagan alquileres exorbitantes. La segunda fortaleza es la seguridad”, indica Rodrigo Ayerza a LA NACION.

Los valores de los alquileres en la costa argentina, en general, tuvieron aumentos de entre 35% y 50% en pesos respecto del verano pasado, acompañando la evolución de la inflación. “Lo que no deja de llamar la atención de los inquilinos es que, en las zonas donde los alquileres de verano tradicionalmente se pactan en dólares, los precios también se incrementaron”, señala Santiago Valledor, Gerente de Proyectos de Eidico.

Costa Esmeralda

Los precios de Costa Esmeralda hoy lo confirman: alquilar una casa esta temporada cuesta más que un All inclusive en Brasil.

Según las inmobiliarias que comercializan el barrio, en enero el alquiler por quincena de una casa con tres habitaciones y tres baños promedia los US$4500 y por mes se eleva a US$8500. Mientras que en febrero, el valor desciende a entre US$3000 y US$6500 (para quienes desean instalarse 30 días).

En tanto, las ofertas son variadas y las principales comodidades incluyen: una galería con parrilla, televisor con cable y acceso a Internet, electrodomésticos y utensillos de cocina, aire acondicionado o ventiladores.

“Los valores suben según el barrio en el que se encuentran ubicadas, la cercanía al mar y a los paradores, y, obviamente, la capacidad y categoría de la vivienda”, señalan desde Eidico.

El masterplan de la desarrolladora está formado por 16 barrios, tres paradores de playa, cancha de golf de 27 hoyos, canchas de tenis y de fútbol, gimnasio, proveeduría, cancha de polo y palenques, entre otros atractivos.

Para la segunda quincena de enero - la cual es la más demandada- ya no quedan casas disponibles. “Aunque algunas restricciones para viajar al exterior se flexibilizaron, el temor al COVID y el alto valor del tipo de cambio que hace mucho más costoso para los argentinos veranear afuera son dos de las razones detrás de la excelente temporada que se avecina en Costa Esmeralda”, detallan.

Northbeach

A tan solo 4 kilómetros de La Frontera de Pinamar, otro desarrollo premium muy elegido entre los turistas es Northbeach. A la altura del km 378 de la Ruta 11, es un barrio cerrado que ofrece todas amenities que se pueden encontrar en Buenos Aires pero junto al mar. Desarrollado en 270 hectáreas, con un 1,2 km de frente costero, tiene todos los servicios de playa incluidos además de espacios deportivos.

“Los departamentos se entregaron a fin del año pasado. Esta es la primera temporada que se está alquilando. La ocupación ya es muy buena”, detallaron a LA NACION desde Toribio Achával, la inmobiliaria que lo comercializa.

Con departamentos de 100 m2 con balcones que describen como “postales al mar”, el alquiler para un 3 ambientes durante una quincena de enero se encuentra entre los US$3500 y los US$3800. Mientras que en febrero el precio comienza en los US$2800 y puede alcanzar los US$3000.

En tanto, para una unidad de cuatro ambientes la quincena de enero se ofrece en alquiler a US$4400 y las unidades más pequeñas, de dos ambientes rondan los US$2500.

 

Mar del Plata y Chapadmalal
En Mar del Plata, Rumencó fue pionera en la ciudad cuando se instaló a principios de los 2000 sobre la avenida Jorge Newbery al 4500 en un predio de 150 hectáreas. Al lado, Arenas del Sur. Los dos barrios ya consolidados son de familias que viven en la ciudad. Sin embargo, crecieron las consultas para alquilar y muchos turistas las eligen ahora por sobre la oferta ubicada en el tradicional barrio residencial Los Troncos, donde los valores son similares.

“Hay muchas consultas en barrios cerrados. La gente busca seguridad y cercanía a las mejores playas de sur de la ciudad”, señaló Micaela Méndez, de GM servicios inmobiliarios.

Según apuntó la broker, en Rumencó hay una gran cantidad de casas en alquiler con valores por noche que van desde los US$200 hasta los US$400 para los casos de las propiedades que cuentan con pileta. Arenas del Sur es un poco más económico, con casas a partir de los US$160, y entre US$200 y US$300 en el caso de que se trate de casas con pileta.

Además, un nuevo desarrollo Rumencó joven apunta a consolidarse entre los vecinos de Mar del Plata. “Por ahora hay una sola casa terminada que se alquila por temporada”, indicaron desde la inmobiliaria.

Por otra parte, también está Las Prunas, un barrio más accesible con pocas casas y de menos metros cuadrados. En este caso, los alquileres temporales oscilan entre los US$100 y los US$150 por noche. “Hay mucha demanda, pero a diferencia de otros años se concentra por quincena”, indicaron.

Además, entre Mar del Plata y Chapadmalal aparece un cuarto barrio cerrado es Marayui. Se trata de un country muy tradicional, mas exclusivo. Es el lugar elegido por el ex presidente Mauricio Macri que suele alquilar para ir a jugar al golf. Desde Murgier Propiedades, indicaron a LA NACION que el alquiler de una casa con un dormitorio en suite, más dos dormitorios con baño compartido, jardín, parrilla y pileta varia entre los US$100 y los US$200 por día, dependiendo la época del año.

 

Villa Gesell

El Salvaje es un desarrollo de chacras marítimas emplazado en una zona residencial extraurbana de casi 400 hectáreas. Ubicado estratégicamente en el km 427 de Ruta provincial N°11, es el primer emprendimiento ambientalmente sustentable de la costa.

“La propuesta de El Salvaje se diferencia por su entorno natural original único con abundante flora y fauna autóctona, ofreciendo además un acceso directo a playas vírgenes, conectado con el circuito ecológico Reserva Natural Faro Querandí. Observamos una enorme valoración por la tranquilidad de la vida de campo que ofrecemos, una combinación no habitual entre el campo y el mar”, dijo a LA NACION Ricardo Bullrich, Director Comercial del barrio quien agrega que el proyecto registró “un crecimiento explosivo” y en la actualidad está conformado por 18 casas finalizadas, 11 en construcción y 7 por empezar.

En este caso, las propiedades chicas con dos dormitorios se alquilan en forma anual con contratos de US$1000, este número asciende a US$1500 para las casas de tres dormitorios. Mientras que para los contratos de alquiler temporario de verano, el costo aproximado varía entre US$120 por día para una casa chica de dos dormitorios, hasta US$250 para una casa equipada para ser habitada por diez personas.

 



COMPARTIR:

Comentarios