Miércoles 19 de Enero de 2022

BUENOS AIRES

14 de noviembre de 2021

Técnica milenaria Un ladrillo sobre otro con mucho oficio y poesía

Las fachadas del Edificio YPY proyectadas por el Estudio Arqtipo con tramas generan distintas atmósferas en la vivienda.

El edificio YPY 1731 se sitúa en un entorno residencial de baja altura en la localidad de San Martín, provincia de Buenos Aires. Se trata de una manzana típica del conurbano en la que irrumpe un conjunto de vivienda colectiva que debe convivir con casas con retiro de frente y jardines.

En esta situación, los arquitectos Diego Aceto y Darío Litvinoff (socios de Estudio Arqtipo) junto a la arquitecta Paola Castelnuovo decidieron considerar prioritariamente y desde el inicio del proyecto la definición de las medianeras que quedarían expuestas.

La elección del ladrillo surge como una doble oportunidad de exploración proyectual. Por un lado, les permitiría dar una adecuado acabado estético al volumen edificado. También aprovechar el potencial del material para sumar calidad a la espacialidad del conjunto.

“Frente a un contexto complejo, las decisiones proyectuales se encuentran atravesadas por condiciones económicas, que exigen búsquedas morfológicas y tectónicas de experimentación material. Proyectar la interfase entre la envolvente máxima y la capacidad constructiva nos interpela acerca de las posibilidades de generar un volumen virtual que se abre hacia todos sus laterales”, definen los autores.

 

El programa se organiza en dos cuerpos y cinco niveles, con un patio articulador. Ese espacio se transforma en el protagonista de la obra donde, a diferencia de lo usual en la tipología de PH Moderno, es un volumen cerrado en vez de pasarelas abiertas.

Igualmente, el cuerpo central que articula el sistema de escaleras cuenta con ventilación cruzada. El plus está en que el cerramiento logra captar la luz en los distintos momentos del día con una experiencia sensorial en el ingreso a las unidades.

En torno a este espacio central se disponen los usos privados de las viviendas, y hacia el frente y contrafrente los usos públicos. El patio, con orientación oeste, está definido por diversos planos cribados de ladrillo común. Las distintas tramas generan gradientes que responden a los distintos usos, privados, semipúblicos y públicos del programa.

“Estos planos tramados se disponen tanto para recubrir medianeras, como para lograr distintos niveles de privacidad, luminosidad y opacidad”, describen los autores. Para contrastar con el color rojizo propio del ladrillo, en el interior optaron por materiales neutros de tonos grises y blancos.

 

“La permeabilidad en el material y la incidencia de la luz a lo largo del día van cambiando las cualidades espaciales del edificio y sus ámbitos”, enfatizan.

Las viviendas se combinan entre unidades simples y de doble altura a partir de los cuatro niveles. En el último piso al frente se dispone una unidad de tres dormitorios con posibilidad de expansión en terrazas.

La estructura de hormigón armado queda parcialmente a la vista. Y se combina con diversos planos tramados en ladrillo común que envuelven los sectores de uso semipúblico, como los corredores, y también el ámbito privado de las unidades.

La idea de los autores es que estos tramados “tamicen la iluminación natural y generen gradientes de privacidad”. A la vez, “experimentamos al incorporar búsquedas espaciales a partir de la configuración material”, señalan.

En ese sentido, destacan que una de las prácticas que desarrollan “en constante sinergia y redefinición” dentro del estudio es “la búsqueda por repensar las posibles configuraciones de los objetos arquitectónicos mediante la experimentación material y la mixturación tipológica”.

 

Cada intervención se les presenta como una oportunidad para revisar sus tecnologías para el desarrollo de “arquitecturas más heterogéneas, equitativas e inclusivas y sin resignar la calidad espacial que respondan a los nuevos modos de habitar”.

En el Edificio YPY, la búsqueda de coherencia entre su configuración volumétrica y su resolución tectónica material se consolida a través de las tramas de ladrillo permeables a la luz natural que logran articular espacios privados y semipúblicos, cubiertos y descubiertos, en sintonía con un entorno urbano barrial. 

 



COMPARTIR:

Comentarios