Viernes 28 de Enero de 2022

PAÍS

14 de noviembre de 2021

Ahorrar más que energía

Desde 2012 se celebra a fines de octubre el Día Mundial del Ahorro de Energía, una iniciativa propuesta por el Foro Energético Mundial (World Energy Forum).

Desde 2012 se celebra a fines de octubre el Día Mundial del Ahorro de Energía, una iniciativa propuesta por el Foro Energético Mundial (World Energy Forum). Sabemos que dedicarle un día a un tema no resuelve el problema, pero también reconocemos la importancia de que ya esté en la agenda mundial, y de aprovechar estas jornadas para acrecentar las campañas informativas, pues bajar el impacto del uso de energías no renovables es algo que podemos resolverlo gracias al compromiso conjunto.

 

¿Por qué es importante que en la industria de la construcción hablemos del ahorro de energía? Porque como sector debemos trabajar fuerte en bajar la huella de carbono no solo de cada unidad construida, sino de todo lo que se genera durante el proceso de levantar un inmueble.

Por ejemplo, solamente al hablar del uso del agua durante una construcción, sabemos que para construir una vivienda se utilizan aproximadamente 684 litros de agua. Pero desde la industria ya hemos elaborado soluciones para minimizar este impacto.

Una de ellas es la que proponemos los desarrolladores sustentables, que al bajar al máximo el uso de recursos naturales, promueven el cuidado de cada elemento. Por ejemplo, se manejan circuitos diferentes para el uso de agua, generando que no se mezclen las fuentes limpias de aquellas que vienen con residuos de la construcción. Luego, además, se tratan estas aguas para separarles los materiales sólidos que están en ellas puedan desecharse correctamente.

Además, el agua limpia se utiliza en un circuito cerrado, pero no tener que consumir más litros conforme avanza la construcción y así tener un uso controlado del recurso.

En cuanto a la energía eléctrica, una opción cada vez más empleada es incluir los colectores solares ya desde el desarrollo. Estos pueden ayudar a disminuir la huella de carbono durante la obra, y al mismo tiempo perdurar en el tiempo ya con el edificio terminado, para así alimentar todo lo que es iluminación de áreas comunes, del laundry compartido, de equipos para acondicionar los ambientes y más.

Por todo esto es que se habla cada vez con más fuerza del etiquetado de viviendas. ¿De qué se trata? Así como hoy calificamos a los electrodomésticos según su eficiencia energética, del mismo modo se puede categorizar a un edificio. Por esto es que lo desarrolladores deben apuntar a entregar a los compradores de viviendas que tengan una huella de carbono minimizada, porque esto no solo va de la mano de lo que las nuevas generaciones piden, sino que hace que los inmuebles se aprecien con el paso del tiempo.

En la Argentina este etiquetado ya está vigente en la provincia de Santa Fe. Sería muy beneficioso para todos que se extienda a todo el territorio.

 

La provincia de Santa Fe sancionó la ley de Certificación de inmuebles destinados a Vivienda que introduce la Etiqueta de Eficiencia Energética siendo la primer provincia en el país en promulgar una ley de estas características, aunque esté vigente la ley 13059 de la Provincia de Buenos Aires desde 2013 que exige el cumplimiento de otras normas IRAM que definen condiciones mínimas de envolventes aunque no el etiquetado.

 

A más de 8 años de aquella sanción, los municipios en la Provincia de Buenos Aires no cuentan con recursos técnicos en condiciones de revisar y controlar el cumplimiento de la misma. La responsabilidad final recae en los profesionales exponiéndonos a posibles reclamos ante la falta de cumplimiento.

 



COMPARTIR:

Comentarios