Viernes 28 de Enero de 2022

PAÍS

20 de septiembre de 2021

Cuatro empresas diseñaron cómo será la oficina que viene: áreas flexibles, verde y conexión con el exterior, entre los ejes principales

La cafetería, áreas de actividades sociales y gastronomía, como lo tecnológico no deben descuidarse. Armar espacios laborales así cuesta entre USD 400 y 700 por m2

El descenso de los casos de Covid-19 permite a quienes se desempeñan en el ámbito de las oficinas pensar en un pronto regreso de los empleados a sus puestos en los edificios corporativos. Quienes diseñan los espacios laborales agudizan el ingenio para trazar esquemas que se adapten a las circunstancias y que -sobre todo- contribuyan a la salud y el bienestar del escalafón de empleados. Sea con burbujas, protocolos estrictos, rotación de personal, mix entre presencial y virtual, entre otras posibilidades.

La compañía Steelcase que opera en la innovación e investigación para espacios laborales creó la iniciativa Work Better Design Contest, un concurso de diseños para trabajar mejor), y de la mano de Open Office, su distribuidor en la Argentina, convocó a varias empresas de diseñadores y arquitectos latinoamericanos a que presenten planes que promuevan la construcción de un entorno flexible y adaptable.

De la Argentina, participaron cuatro estudios: Intro Arquitectura; Rubinat Arquitectura; DKA Arquitectura, Urgell Penedo Urgell.

“Gracias a los proyectos presentados por los participantes del concurso surgieron nuevos espacios de trabajo resilientes, preparados para el futuro, flexibles e inspiradores que respaldan las necesidades del usuario y del empleador”, señaló Elena Mazzoni, gerente comercial de Open Office, a Infobae.

“Gracias a los proyectos presentados en el concurso surgieron espacios de trabajo resilientes, preparados para el futuro, flexibles e inspiradores que respaldan las necesidades del usuario y del empleador” (Mazzoni)

Los especialistas reciben muchas consultas de empresas que quieren adecuar sus oficinas. Otras firmas aprovecharon el tiempo de la pandemia, mientras los inmuebles estuvieron total o parcialmente desocupados, para realizar reformas que tenían planificadas de antes.

“Muchos responsables de Recursos Humanos han recibido de sus organizaciones el pedido de ir evaluando el regreso a la oficina y nos preguntan cómo hacerlo”, contó Mazzoni. “La mayoría tiene en mente sumar espacios de reunión y colaboración. Creemos que algunas empresas volverán hacia fin de año, siempre y cuando, la tan anunciada tercera ola lo permita. Pero es factible que la gran mayoría de las empresas retorne en marzo de 2022 y en un formato híbrido, incorporando el home office 2 o 3 días a la semana”.

Varias empresas no vuelven por las restricciones establecidas por el Gobierno y por cuestiones de transporte público. Otras tenían limitaciones de sus casas matrices, e implementaron formatos remotos para toda la organización. Y otras regresaron a las oficinas por ser esenciales, con limitaciones, sólo 1 o 2 días por semana.

Trabajo remoto y costos

Hoy la mayoría de las compañías están analizando los impactos de la nueva ley de Teletrabajo y estableciendo sus propios protocolos y sistemas de regreso, evaluando aspectos de seguridad y de formato. “Será un retorno progresivo en el que las organizaciones se preguntarán a qué volverán a la oficina. La gran mayoría, según muestran las encuestas, lo hará con un formato híbrido, parte del tiempo trabajando desde casa y el lugar laboral”, detalló Mazzoni.

Por m2 hacer el diseño de una oficina Premium y una de menor calidad edilicia, depende de varios factores, argumentan desde el sector, pero puede costar entre USD 400 y 700 el m2, aunque se pueden realizar adecuaciones más económicas con muy poco presupuesto.

Qué esbozaron los diseñadores

DKA Arquitectura propuso crear un espacio de trabajo receptivo y funcional que contribuya al bienestar y satisfacción de los empleados, que mejore la productividad, que disminuya la rotación y el ausentismo.

Alejandro De Bernardis, titular del estudio, destacó a Infobae, que, “las organizaciones deberán ofrecer a los empleados un espacio de trabajo al que quieran ir, donde se sientan a gusto, fomente sus capacidades y los haga más productivos si queremos que vuelvan a trabajar en las instalaciones de la empresa y recuperar un trato más humano”.

“Las organizaciones deberán ofrecer a los empleados un espacio de trabajo al que quieran ir, donde se sientan a gusto, si queremos que vuelvan a trabajar en las instalaciones de la empresa” (De Bernardis)

Destinar o adaptar espacios para actividades dirigidas a la mejora física, el coaching, elegir muebles ergonómicos, cuidar la iluminación, la acústica. La flexibilidad del espacio. El concepto open space (espacio abierto) cada vez se afianza con más fuerza dentro de las empresas que buscan democratizar los espacios y eliminar los despachos. Los puestos de trabajo fijos se eliminan y es el empleado quien elige dónde trabajar en base a la tarea que quiera desempeñar.

“Incluimos la posibilidad de trabajar al aire libre, en zonas abiertas, en zonas informales incluida la cafetería para favorecer la labor en equipo y en otras áreas más aisladas para los momentos donde poder pensar con mayor tranquilidad o simplemente, desconectar”, dijo De Bernardis.

En la actualidad cuesta pensar en un trabajo donde no haya que depender de la tecnología. Es importante que los espacios cuenten con los dispositivos necesarios como Wi Fi accesible, software actualizado, termostatos, detectores de presencia, entre otros.

Para la densidad de ocupación de la planta, trabajaron con un promedio de 8 personas por m2.

Clara Losada, gerenta del Área de Proyectos de Intro, dijo a Infobae, que, “el entorno laboral ha cambiado constantemente en los últimos tiempos a pesar de la pandemia. Sin embargo, esta nueva situación ha acelerado esta transformación obligando a todos a modificar la forma en que entendemos, no solo el entorno laboral, sino la dinámica del día a día de la interacción en la oficina”.

 

Trabajaron en 5 principales tipos de actividades que se utilizan como punto de partida de este proyecto: Compartir, Enfoque, Aislamiento, Ocio y Autonomía, que se combinan con usos más específicos como la socialización, la participación, la colaboración y la concentración.

Una característica clave de este diseño es la forma de moverse dentro del espacio. “Se pretende fomentar la circulación para darle al espacio de un carácter dinámico que se da a través de la relación entre los diferentes espacios y los usos complementarios que se brindan entre sí”, amplió Losada.

Desde Rubinat, para el regreso a las oficinas, trazaron un esquema donde es indispensable la tecnología combinada con espacios cálidos, teniendo presente siempre los conceptos de biofilia. Prestaron atención en la calidad del aire, niveles de toxinas y ventilación, implementación de la comodidad acústica en los edificios, diseño de la iluminación natural y mejora en la artificial, diseño basado en la utilización de materiales amigables con el medio ambiente, así como texturas, patrones y colores.

El arquitecto Pablo Casetta, de Rubinat, comentó a Infobae, que, “para nosotros la oficina no era solo un espacio para trabajar, sino que es un lugar para generar experiencias de reencuentro, colaboración y socialización”.

Para ello, tomaron como puntapié la neuro arquitectura (disciplina que trata de entender cómo el espacio afecta el cerebro y en consecuencia, al estado emocional y comportamiento).

“Para nosotros la oficina no era solo un espacio para trabajar, sino que es un lugar para generar experiencias de reencuentro, colaboración y socialización” (Casetta)

Una de sus premisas es “estar presente aun cuando no lo estés”, para lograrlo, proponen un sistema innovador de pantallas de piso a techo, transparentes, que permite que se proyecten los colaboradores en forma de hologramas. “Generando, de esta forma, la sensación de un día normal de oficina, todos presentes y pudiéndonos detener a saludarnos o a conversar. Creando experiencias inclusivas para personas remotas y físicamente presentes”, añadió.

Y que la planta de la oficina esté compuesta como anillos concéntricos, que unen e integran. Cada parte de los anillos representa un espacio social, colaborativo, individual y de capacitación. La circulación esférica crea sinergia donde cada uno puede trabajar en su propio espacio, pero seguir siendo parte de todo.

Andrea López de Urgell-Penedo-Urgell, sostuvo a Infobae, que, “la configuración de las distintas áreas en la planta que presentamos, proporciona una suerte de punto de partida que se verá modificado por las intervenciones de los usuarios. Estos moverán y reorganizarán el equipamiento de cada sector para adecuarlos a sus requerimientos. Reemplazamos la típica oficina por paisajes con identidad y carácter que acompañen las migraciones internas de las personas de un área a otra, de un proyecto a otro, de un equipo a otro”.

Combinaron geometrías e incorporaron rieles curvos de donde cuelgan y corren cortinas que se pueden desplazar a voluntad para la articulación de los paisajes internos delimitando áreas.

“En la oficina que viene, no pueden faltar, “espacios para actividades sociales y gastronómicas. Con muchas opciones para la privacidad y el trabajo concentrado. Y muebles que las personas pueden mover fácilmente a gusto”, concluyó López.

 



COMPARTIR:

Comentarios