Viernes 28 de Enero de 2022

INTERNACIONAL

9 de septiembre de 2021

Los pedidos semanales de subsidio por desempleo en EEUU cayeron a un mínimo desde el estallido de la pandemia: 310.000

El continuo descenso desde enero marca que la nueva ola de contagios no causó una ola de despidos en el país y se mantiene el proceso de reactivación económica

El número semanal de estadounidenses que solicitaron subsidios por desempleo descendió a 310.000, un nuevo mínimo desde el estallido de la pandemia en el país y una señal de que el aumento de los casos de COVID-19 provocado por la variante delta aún no ha provocado despidos generalizados.

El informe del jueves del Departamento de Trabajo mostró que las solicitudes de subsidio de desempleo bajaron desde un total revisado de 345.000 la semana anterior. El número de solicitudes ha descendido de forma constante desde que superó las 900.000 a principios de enero, lo que refleja la constante reapertura de la economía tras la recesión pandémica.

Pero la propagación de la variante delta este verano ha ejercido una nueva presión sobre la economía y el mercado laboral. El miércoles, la Reserva Federal informó de que la actividad económica de EEUU “se redujo” en julio y agosto, en parte debido a un retroceso en las salidas a cenar, los viajes y el turismo relacionados con la preocupación por la variante delta.

Y la semana pasada, el gobierno informó de que la contratación se ralentizó drásticamente en agosto, con la adición por parte de los empresarios de sólo 235.000 puestos de trabajo después de haber añadido aproximadamente un millón tanto en junio como en julio. La contratación cayó en picado en los sectores que requieren un contacto cara a cara con el público, especialmente los restaurantes, los hoteles y el comercio minorista. Aun así, se añadieron algunos puestos de trabajo en otras áreas, y la tasa de desempleo bajó del 5,4% al 5,2%.

Esta semana, más de 8 millones de personas perdieron todas sus prestaciones de desempleo con la expiración de dos programas federales que cubrían a los trabajadores por turnos y a las personas que llevaban más de seis meses sin trabajo. Esos programas de emergencia habían sido creados en marzo de 2020, cuando la pandemia arrasó por primera vez la economía.

Otros dos millones de personas han perdido un suplemento federal de 300 dólares semanales a las prestaciones estatales de desempleo que expiró esta semana. Algunos empresarios se habían quejado de que el suplemento federal hacía más difícil cubrir los puestos de trabajo vacantes. Esas quejas llevaron a los gobernadores de unos 25 estados a cancelar anticipadamente el pago de 300 dólares y a cerrar también los dos programas de emergencia en la mayoría de esos estados. Pero las investigaciones académicas han revelado que, hasta ahora, los recortes anticipados de las prestaciones por desempleo sólo han provocado un pequeño aumento de la contratación en esos estados.

Muchos economistas expresan su preocupación por que el corte provoque dificultades económicas, ya que el resurgimiento de la pandemia hará más difícil que algunos de los desempleados encuentren trabajo. Después de recesiones anteriores, las ampliaciones de emergencia de las ayudas al desempleo terminaron en un momento en el que muchas menos personas seguían recibiendo prestaciones.

 



COMPARTIR:

Comentarios